Usaban convento en Milán para almacenar cocaína enviada desde Dominicana





ROMA.- Una red internacional de tráfico de cocaína que utilizaba como base un convento de Milán, en el norte de Italia, fue desarticulada por Los Carabineros (policía militarizada de Italia).
 La droga llegaba a través de rutas que implicaban a República Dominicana, España, Holanda, Suiza, México, Perú y Ecuador, para abastecer los mercados de las regiones norteñas de Emilia Romaña, Lombardía y Liguria.
 

Durante la operación Los Carabineros arrestaron 33 personas, entre ellas un ciudadano sudamericano que trabajaba como portero en el convento y ligado a narcotraficantes colombianos, así como afiliados a los clanes "Pelle-Vottari" y "Coco-Trovato", de la mafia calabresa.

Según las investigaciones policiales, se ha descartado que las monjas del convento estuvieran al corriente de las actividades delictivas del portero, que organizaba la entrada en Italia de los "correos de la droga" provenientes de América Latina, haciéndolos pasar por peregrinos.

Los responsables de la red en Italia habían llegado a un acuerdo con narcotraficantes colombianos para la construcción de una nueva base operativa en Ghana, destinada a almacenar la cocaína para introducirla posteriormente en Europa.

Asimismo los investigadores descubrieron que los narcotraficantes ya habían localizado el lugar para la construcción de este almacén y que iba a ser subvencionado a través de fondos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) obtenidos de forma fraudulenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.