El embajador de España en Haití vuelve al país a "continuar un trabajo que quedó interrumpido"




En una entrevista con Efe a su paso por Santo Domingo, desde donde viajará a la capital haitiana para ocupar de nuevo su plaza, Fernández Trigo recordó los difíciles momentos que vivió tras el devastador terremoto, que causó cerca de 300.000 muertos y otros tantos heridos.
"De una forma un tanto milagrosa salí vivo del suceso, básicamente porque salí corriendo hacia el otro extremo de la habitación en la que me encontraba leyendo. Esa parte de la habitación resistió, mientras que el lugar en que yo estaba leyendo quedó completamente destruido y el techo se hundió sobre el sillón en el que yo estaba sentado", relató.


Fernández Trigo pasó un par de horas con el brazo atrapado entre bloques de hormigón y aún hoy carece de movilidad en la mano izquierda.
"Fueron momentos difíciles, sobre todo durante esas dos horas, porque las réplicas continuaban y había algunas columnas que estaban dobladas. Mi temor era que cayeran sobre mi cabeza y allí terminase todo", recordó.
Lonet Sevére, trabajador de la embajada, fue quien le salvó la vida, recuerda el diplomático. "Es un hombre al que le estoy muy agradecido porque se jugó la vida en ese momento".
Tras pasar la noche en la residencia de una diplomática estadounidense, al día siguiente fue examinado por médicos estadounidenses, quienes consideraron "que podía perder el brazo si no se actuaba pronto", por lo que fue trasladado al hospital militar de la base estadounidense Guantánamo, en Cuba.
De ahí fue llevado al hospital Jackson Memorial, en Miami (EEUU), y posteriormente viajó a Madrid, donde ha pasado los tres meses siguientes al sismo, sometiéndose a sesiones de fisioterapia en la clínica Ruber de Madrid.
A partir de ahora continuará su rehabilitación en Puerto Príncipe, adonde llega consciente de las dificultades que atraviesa el país, aunque cree posible que las cosas mejoren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.